domingo, 15 de noviembre de 2009

Así fue el primer mes [1/3]

Sé que no es justo actualizar con un ritmo tan errático, no ya por que se pierda el hilo de la lectura sino también por el hecho de que no puedo abarcar con el detallismo que quisiera las vivencias japonesas. Pero esto no tiene por qué ser una desventaja sino todo lo contrario, ya que así tendremos la historia lo más sintetizada posible y por tanto de más ligera digestión. Así pues, preparaos para un enorme resumen de lo que fue octubre.

Dejamos la historia en el primer fin de semana, con el jet-lag y la depresión post-visita al cuarto de baño… en ese mismo fin de semana, por fin di con el paradero del susodicho documento que supuestamente había extraviado… que era el aeropuerto mismo, los oficiales de la aduana lo habían extraído de mi pasaporte… Al menos me sirvió para conocer a media residencia al tener que preguntar como un loco por el documento. Una vez roto el hielo con los nuevos compañeros, los extraños y cortos primeros días pasaron al recuerdo como las "primeras expediciones por Suita" (que es como se llama la zona en la que vivo en Ôsaka) y digo expediciones porque poco tardamos en averiguar que no íbamos a sobrevivir sin hacernos con una bicicleta. En Japón hay multitud de carriles-bici y su uso es bastante común, llegando a todos los estratos de edad (anda que no hay abuelitas on the road, menudo cuidado hay que tener). En nuestro caso no fue por seguir la costumbre, sino que tanto para ir a hacer la compra (tanto los supermercados con mayor descuento como las tiendas de todo a cien, que curiosamente se llaman igual aquí: Hyaku/100 store, pillan un poco lejos para ir andando y volver cargado con bolsas, aproximadamente más de 1km) y sobre todo porque al comprobar, vía GPS, a qué distancia quedaba el campus de la residencia… 3’5km con empinadas cuestas garantizadas… nos decidimos a hacernos ciclistas sin atender a más motivos.

Las dos primeras semanas apenas sí fueron una toma de contacto, tanto para la ciudad como para la facultad. En realidad hubo más pero ¿para qué molestaros con banalidades como pueden ser descripciones sobre la zona o el clima cuando hay millones de páginas que pueden explicároslo mejor?

Empezaré con la universidad: durante los primeros días, nuestras visitas a la universidad fueron puntualmente para asistir a las diferentes orientaciones para los nuevos alumnos. Resulta que en mi programa de estudios, OUSSEP, las clases son en inglés en su mayoría excepto en los cursos de japonés que se imparten en… ¿adivináis el idioma? Pero la cosa no queda ahí, no, porque las clases están repartidas a lo largo de tres campus para las asignaturas de mi programa:
- lunes y viernes, clases en Suita campus, que es el campus que queda "cerca" (25 min aproximadamente en bicicleta, grr…)
- martes y jueves, clases en el campus de Toyonaka, que es donde curiosamente viven la mayoría de las chicas en un dormitorio femenino casi en exclusiva (los pocos afortunados son japoneses que estudian posgrados). Es un campus al que se accede desde Suita campus a través de un servicio de autobuses gratuitos que pasan cada 20 min hasta las 19:00h. Es un absoluto coñazo por ejemplo los jueves, que tengo clase de japonés a las 08:50…
- miércoles y eventualmente algunas horas dispersas en otros días laborables, clases en el campus de Minoh, que está especializado en estudios de idiomas. Normalmente solo una minoría entre los que me cuento va a Minoh. Os explico: para llegar a Minoh se accede nuevamente a través de los gratuitos shuttle-buses (o autobuses gratuitos), que pasa primero por Suita campus y finalmente llega a Minoh, con una duración estimada de 50 min en total por trayecto. Sumado a que apenas un par de asignaturas forman parte de nuestro syllabus (programa de estudios) y fuera del mismo tan solo podemos recibir créditos de una asignatura extra (que no forme parte de nuestro programa por ende), son razones más que suficientes para que la gente sea reticente a unirse a los "valientes de Minoh".

Siguiendo con el programa de estudios decir que es bastante caótico ya que es una especie de híbrido entre carreras de muy diversa índole: derecho, química, literatura, sociología, filosofía, historia, psicología, matemáticas, economía, periodismo, ciencias políticas, etc. Por suerte, entre tanto jaleo académico he conseguido encontrar el mínimo de créditos para poder convalidar con mayor o menor afinidad al acuerdo de estudios concretado en mi universidad de origen. Claro está, tras la primera quincena entera de octubre asistiendo a tantas clases como fuera posible para poder escoger, ya que durante ese lapso de tiempo se desarrolló el "periodo de pruebas", para finalmente confirmar las asignaturas definitivas por cuatrimestre.

Terminando con el apartado académico me gustaría hablaros de lo que aconteció en octubre relacionado con la universidad: por un lado, el descubrimiento de la comida japonesa, si bien era algo que debí haber previsto y es que al principio sufrí mucho a la hora de adaptarme: muchas salsas, mucha confitura, mucho arroz, mucha verdura… pero poco sabor… los japoneses son perfectos matadores del sabor de la comida, precisamente por lo comentado, demasiadas chuminadas acaban por ahogar el verdadero sabor de los ingredientes. Una lástima, porque los platos en general son bastante equilibrados y los precios que barajan tanto los comedores de las facultades como los de los restaurantes a los que periódicamente vamos son más que razonables (es increíble lo barata que es la vida diaria aquí en comparación de lo esperado, al menos en Kansai (región de Osaka)).

Por otra parte y como última anécdota del día, comentaros mi fracaso al intentar entrar en el club de manga y anime de la universidad. De muchos es sabido que el sistema educativo japonés es famoso por entre algunas características una de las más notorias es la de las asociaciones estudiantiles o clubes amateur en las que los estudiantes invierten buena parte de su tiempo libre usando las instalaciones del campus. En esas estaba yo ayudando a un amigo a inscribirse en el grupo de pianistas cuando por sorpresa reparé en el anuncio que el club de manga y anime tenía en el mismo edificio para clubes del campus de Toyonaka. Me dirigí presto con toda la ilusión del mundo de demostrar mis dotes tanto comunicativas como de aficionado incondicional al manga y anime cuando… no pude apenas darme a entender con los miembros del club, quienes víctimas de su propia timidez no tenían valor para responder a mis preguntas coherentemente. A decir verdad esperaba mucho teniendo en cuenta lo abierta que suele ser la gente en Osaka con los extranjeros, especialmente los estudiantes, pero estos miembros cumplieron uno por uno los puntos clave del estereotipo de otaku, dícese de persona limitadas capacidades sociales, recluido en su finito mundo interno de aficiones personales. Una lástima, sobre todo por la única chica de los 6 miembros del club, que fue la única en dignarse a balbucear algo (ni en japonés podían hablar, hasta tal extremo llegaba el asunto, no digamos ya en inglés), con deciros que ninguno pudo ni mirarme a la cara. Me sentí defraudado porque ¿acaso no era quien intentaba comunicarse con extraños en un país y unas lenguas que no eran las suyas? Por suerte hasta la fecha se trata de un caso aislado, pero para hablaros de mis relaciones interpersonales tendréis que esperar hasta la siguiente entrega:

Así fue el primer mes [2/3]

¡Hasta entonces!

6 comentarios:

Nanami dijo...

Mes movidito por lo que leo xD
Pero verás como tras este primer mes las cosas mejoran, ya lo peor ha pasado, que es el "acostumbrarte a todo lo nuevo".

Eso sí, vas a echar de menos nuestra comida, porque veo que eres de los míos, donde esté una buena tortilla de patatas que se quiten los onigiris ;P (a mí salvo excepciones no me gusta la comida japo, como dices es demasiado insípida)

Besos desde la otra punta del mundo^^

PD: Curioso lo del club de manga y anime, una lástima que no pudieras entrar, hubieras disfrutado de tu "Geshinken" particular xDDDD

Gincrispi dijo...

¿Zagustín haciendo deporte? Oh my cat...
¿Alguna de esas féminas es la señora de Izquierdo? XD

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
trafita dijo...

MI NIÑO WAPOOOOOOOOOOOOOOO......DIO MIOOOOOOO......POR FIN SE HIZO REALIDAD TU SUEÑO.DISFRUTALO COMO SÓLO TU SABES HACERLO. TE ESPERAMOS ....PERO CUANDO TU ESTES DISPUESTO A VOLVER...MUCHOS MUCHOS BESOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS
PESIOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSSSSOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO